sábado, 18 de noviembre de 2017

El precio de la rendición

No iba a rendirse sin pelear y la pelea prometía ser explosiva
El multimillonario italiano Emiliano Cannavaro sabía que todo el mundo
tenía un precio, especialmente Lauren Westwood, hermana de la taimada esposa de su hermano y la única mujer que casi había conseguido engañarlo con su rostro inocente. Cuando la tragedia se llevó la vida de su hermano y su cuñada, Emiliano decidió conseguir la custodia de su sobrino, que en ese momento vivía al cuidado de Lauren.
Pero la honesta Lauren no era la buscavidas que él creía y no iba a dejarse comprar. Y cuando Emiliano Cannavaro le dio un ultimátum: ir con él a su casa del Caribe con el niño o litigar en los tribunales, decidió enfrentarse con él cara a cara.

Un engaño delicioso

Estar tan cerca de él era un tormento que apenas podía soportar Rayne Hardwicke tenía una vieja cuenta que saldar con Kingsley Clayborne, el playboy arrogante y despiadado que había construido un negocio multimillonario a costa de su padre. Quería justicia... pero una parte de ella también quería algo más... Siete años antes, cuando solo era una adolescente, lo había amado en silencio. Y aún seguía adorándolo. Si sucumbía a sus impulsos, se delataría sin remedio, pero si no lo hacía corría el riesgo de perder la razón.

Prueba de su pecado


¿Podría confiar lo suficiente en él como para revelarle la verdad? Embarazada. A Lauren Bradley se le paró el corazón... solo hay una persona que podía ser el padre y no era su difunto marido, el hombre al que todo el mundo consideraba un célebre héroe de guerra... Destrozado por la culpabilidad de haberse acostado con la esposa de su mejor amigo, Paolo Donatelli le había cerrado su corazón a Lauren para siempre. Pero en nueve meses la prueba de la increíble noche que pasaron juntos estaría a la vista para que todo el mundo pudiera verla. La respuesta de Paolo para evitar un escándalo mayor era el matrimonio, pero eso representaba el peor temor de Lauren, ya que aún llevaba las cicatrices de la primera vez que había pasado por el altar.

Un ruso implacable


Hoy te serán depositadas 100.000 libras esterlinas en la cuenta de tu obra de beneficencia, siempre y cuando te encuentre en mi cama esta noche.
Aleksy Dmitriev buscaba la venganza. Sin embargo, el plan tuvo un efecto indeseado al descubrir que su última amante, Clair Daniels, era virgen, por lo que no podía haber sido la amante de Victor Van Eych.
A pesar de no haber obtenido su venganza, Aleksy no se privó del disfrute de su nueva adquisición.
Pero Clair estaba destinada a ser mucho más que un mero botín para el implacable ruso.

Un jeque seductor


Gobernado por el deber… movido por el deseo
El jeque Zafir, un rey entre los hombres, no podía permitir que la emoción o los sentimientos afectaran a su razón. Debía controlar sus deseos carnales para asegurar la paz en su reino. No obstante, Fern Davenport, una mujer sensual, puso a prueba su autocontrol. Zafir tenía que poseerla.
La inocente Fern Davenport intentó resistirse a los encantos del jeque, puesto que sabía que nunca se casaría con ella. Sin embargo, bajo el sol abrasador se despertó una sed incendiaria, y la consecuencia de una noche increíble sería duradera.
¡Por tanto el jeque tuvo que reclamar a su heredero y a su esposa!

Pasión y castigo

Una hermosa… ¿ladrona?
Raoul Zesiger tenía todo lo que un hombre pudiera desear, incluyendo a Sirena Abbott, la perfecta secretaria que se ocupaba de mantener su vida organizada. Al menos eso era lo que le parecía hasta que compartieron una tórrida y apasionada noche. Al día siguiente, la hizo arrestar por malversación.
Quizás se hubiera librado de la cárcel, pero Sirena era consciente de que permanecería ligada a Zesiger por algo más que el pasado. Con Raoul decidido a cobrarse la deuda, Sirena se sentía atrapada entre la culpa y una imposible atracción. Pero ¿qué sucedería cuando Raoul descubriera la verdad sobre el robo?

Mas que un matrimonio de coveniencia


Todo empezó con una firma… Rico, poderoso y con una hermosa mujer, parecía que el magnate griego Gideon Vozaras lo tenía todo. Lo que el mundo no sabía era que su vida perfecta era pura fachada… Después de años ocultando su dolor tras una sonrisa impecable, la heredera Adara Vozaras había llegado al límite de su paciencia. Su matrimonio, que en otra época se había sustentado gracias a la pasión, se había convertido en un simple compromiso. Pero Gideon no podía permitirse el escrutinio público que supondría un divorcio. Y, si algo le había enseñado su duro pasado, era a luchar por mantener lo que era suyo…