sábado, 7 de febrero de 2015

Como un volcán

Cass no podía seguir con una relación en la que sólo participaba su cuerpo y que le estaba rompiendo el corazón Pero el trato que había hecho con el magnate siciliano Maximo Guiliano sólo incluía sexo, y cuando eso dejó de ser suficiente para Cass, Maximo decidió acabar con la relación. Y Cass se quedó destrozada y embarazada.

1 comentario:

  1. Una historia muy triste y llena de dolor. Pero ame su desenlace y a pesar de todo me encanto sus momentos de amor y felicidad.

    ResponderEliminar