sábado, 21 de febrero de 2015

Divorcio por amor

Se había casado con ella para salvarla de un matrimonio que no deseaba. Ahora, doce años más tarde, Paolo Mancini había regresado a decirle a su mujer, la bella Helene Grainger, que por fin podían divorciarse.
Paolo seguía siendo el mismo italiano apasionado y guapo con el que Helene se había casado, pero ahora era un hombre diferente: un hombre de éxito y sin piedad. En esa única noche que pasaron juntos, Paolo se dio cuenta de lo que había perdido... no podía dejar escapar a su esposa.

1 comentario: