domingo, 8 de febrero de 2015

El sultán del desierto

Una amante virgen a las órdenes del jeque

El jeque Khalifa estaba aburrido de las posibles esposas que desfilaban ante él. Por eso cuando descubrió a la dulce e inocente Beth Torrance en la playa del palacio, recibió tan agradable distracción con los brazos abiertos... Beth había llegado a la isla siendo virgen e ingenua, pero se marchó con una gran esperanza... y con el futuro hijo del jeque en su vientre. Cuando el sultán del desierto juró que tendría a su heredero y que convertiría a Beth en su amante permanente... ella no pudo hacer otra cosa que acatar el mandato real.

3 comentarios: