miércoles, 25 de febrero de 2015

La amante prohibida del jefe

Cuando Jason Pollack compró aquella empresa, tenía pensado quedarse también con la bella recepcionista. Pero el despiadado magnate no tardó en descubrir que su dinero nunca podría comprar a Leah. Aquélla era la primera mujer en mucho tiempo que no quería llevarlo al altar.
No, sería una historia puramente sexual. Pero las negativas de Leah no hacían más que aumentar el deseo de Jason. Conseguiría que ella también lo deseara... no iba a descansar hasta que la tuviera en la cama, implorándole...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario