sábado, 25 de abril de 2015

¿Por placer o por venganza?

Jade Ferraro era cirujana plástica y Loukas Demakis estaba seguro de que atraía a sus ricas clientes utilizando su propia belleza como reclamo.
Por eso no sintió el menor remordimiento al planear seducirla para obtener la información que necesitaba y abandonarla después.
Empezó por invitarla a cenar... ¡y le costó un millón de dólares! Fue entonces cuando descubrió que Jade era inocente.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario