sábado, 29 de agosto de 2015

El implacable griego

El implacable millonario griego quería su recompensa... en la cama

Bajo las órdenes de Angelos Zouvelekis, Chantal no tuvo más remedio que hacerse pasar por su futura esposa. El poderoso magnate la bañaría de joyas y lencería fina... pero ella se lo pagaría en especie. Por mucho que admirara su cuerpo, Angelos creía que Chantal no era más que una ambiciosa cazafortunas. Pero entonces descubrió algo que desmontó todas sus arrogantes teorías: Chantal había llegado virgen a su cama.

Fruto del amor

El matrimonio entre Jane y el guapísimo magnate griego Demetri Souvakis había llegado a su fin hacia ya cinco años. Destrozada y traicionada, Jane lo había abandonado y había empezado una nueva vida. 
Ahora Demetri necesitaba un heredero urgentemente, por lo que le pidió el divorcio a su hermosa esposa. Pero antes de firmar los papeles deseaba darse un último revolcón en el lecho matrimonial, por los viejos tiempos, claro... 
Lo que no sospechaba era que ese último encuentro tendría semejante resultado. ¿Cómo podía decirle al hombre del que estaba a punto de divorciarse que iba a tener un hijo?

La culpa de la traición

Si no quería perderlo todo, tendría que acceder a convertirse en su esposa.
Savannah había regresado a Grecia con la intención de hacer las paces con la familia Kiriakis, pero Leiandros Kiriakis tenía otros planes. Él seguía creyendo todas aquellas mentiras sobre ella y estaba empeñado en hacerla pagar por el pasado.
Savannah no estaba muy convencida de compartir casa con Leiandros, le parecía demasiado peligroso, dada la tensión sexual que había entre ellos. Sin embargo, él estaba encantado de tenerla justo donde la quería… porque ahora podría darle un ultimátum.

Amor griego

Alexandros Pavlidis siempre ponía fin a sus aventuras amorosas antes de empezar a aburrirse. No esperaba volver a ver a Rebecca Gibbs, su amante de Londres, pero ella apareció con una inquietante noticia: ¡Iba a tener gemelos de él!
A Xandros le intrigó que Rebecca no tocara un penique de la considerable pensión que ingresaba en su cuenta. Y cuando nacieron los bebés, todo cambió. Eran herederos de un Pavlidis, así que puso rumbo a Londres para reclamar a sus hijos.

sábado, 22 de agosto de 2015

¿Pasión o venganza?

¿Habría vuelto él en busca de pasión o por pura venganza?
Jessica Marshall no era más que una inocente adolescente cuando se enamoró perdidamente de Angelos Rousakis, un atractivo joven griego. Pero sus torpes intentos por atraer su atención y seducirle le costaron muy caros a él. Siete años después, Angelos Rousakis apareció de nuevo en la vida de Jessica. Poderoso y seguro de sí mismo, intentó recuperar lo que creía le pertenecía. Pero la joven inocente se había convertido en una mujer que intentaba fingir que no sentía nada por él y eso no hacía más que aumentar el deseo que sentía por ella...

Comprada por un griego

Vicky Peters había accedido a convertirse en esposa de Theo Theakis sabiendo que sería sólo un matrimonio de conveniencia. Theo conseguiría el negocio que deseaba y a cambio Vicky obtendría una buena cantidad de dinero para sacar del apuro a una empresa de beneficencia.
Pero entonces Theo cambió las reglas del juego. El matrimonio se rompió antes de lo esperado y él se quedó con el dinero y abandonó a su bella esposa, a la que consideraba una vulgar cazafortunas.
Pero Vicky iba a recuperar el dinero que le pertenecía por derecho...

La boda del año

¡Era la boda del año! Cuando el magnate griego Alexandros Kouros se casó con Kallie Demarchis, la prensa mostró al mundo una pareja enamorada... pero detrás de esa idílica imagen había una historia muy diferente.
El amor no había tenido nada que ver en aquella boda; Kallie se había casado porque era la única manera de salvar el negocio de su familia. Sabía que tarde o temprano Alex se vengaría de ella por aquel error que les había destrozado la vida a ambos...

De amante a esposa

Sus hijos y la pasión que sentía por él... ¿serían motivos suficientes para convertirse en su amante?
Antes de convertirse en su amante, Katie Fletcher había sido una muchacha inocente, y después había sido la madre soltera de dos preciosos gemelos... hasta que él había aparecido de nuevo en su vida. Katie no quería que Alexandros Kristakos volviera a su lado, pero necesitaba su ayuda. Lo primero eran sus hijos, y el hecho de que conocieran a su padre no
significaba que ella fuera a enamorarse de él otra vez...
Alexandros no perdió el tiempo y enseguida le pidió a Katie que se casara con él, pero ella se negó. ¿Qué otra cosa tenían en común aparte de los niños? Únicamente la atracción sexual que sentían el uno por el otro...





El hijo del magnate griego

En cuanto el millonario Theodore Kadros puso los ojos en la bella Willow Blain estuvo claro que aquello sólo podría acabar de una manera: una noche de increíble pasión. Lo que él no esperaba era que Willow desapareciera a la mañana siguiente. Sin embargo, aquella única noche había dejado un legado que Willow deseaba ocultar. Cuando Theo descubrió la verdad, se puso furioso... y exigió que se casara con él.

domingo, 9 de agosto de 2015

Comprada en cuerpo y alma

La peligrosa sonrisa de él hacía sospechar que aún escondía una carta que pensaba utilizar...

El millonario Alexander Kosta había viajado a la isla de Lefkis para llevar a cabo su venganza. Destrozaría la isla igual que ella había intentado destrozarlo a él... Pero no contaba con conocer a una mujer tan bella como Ellie Mendoras, que se había refugiado en aquella isla para huir de un turbulento pasado... y ahora estaba dispuesta a luchar contra el poderoso empresario griego con todas sus fuerzas. Lo que no sospechaba era que Alexander tenía un plan. La seduciría hasta que ella aceptara sus condiciones... y después compraría su cuerpo y su alma.

Bajo el embrujo del mar

Lukas la llevó a su isla griega para huir de la prensa y allí la pobre pero orgullosa tutora del bebé cayó cautivada por la lujosa vida del magnate y por sus encantos.
El plan de Rhiannon Davies era muy sencillo; debía reunir a la hija de su difunta amiga con su padre, después volvería a casa... sola. Pero, a pesar de su falta de experiencia, Rhiannon se vio invadida por un arrollador deseo, y de pronto aceptó la proposición de matrimonio del guapísimo Lukas, un hombre que había dejado muy claro que nunca podría amarla...

Tentación griega

Kyros Pavlidis era un multimillonario acostumbrado a comprar todo lo que deseaba. ¡Y Alice se dio cuenta demasiado tarde de que ella era su última adquisición!
Cuando el apuesto griego le arrebató el corazón, él ya tenía una idea en mente: ¡el matrimonio!
Alice estaba encantada de que Kyros le propusiera matrimonio, pero descubrió que él sólo quería una nueva esposa en su cama por razones que tenían que ver con la necesidad y nada que ver con el amor...

Isla de deseo

En cuanto conoció a Theo Atrides, Leandra se quedó impresionada por la manera en que reaccionó su cuerpo ante la increíble masculinidad de aquel hombre. Pero no estaba dispuesta a convertirse en otra de los cientos de mujeres que se sentían atraídas por su riqueza y su poder.
Entonces se vieron obligados a pasar juntos una semana en su isla privada, y Theo se propuso hacer todo lo que fuera necesario para conseguir que Leo perdiera el control sobre sí misma y se dejara llevar por sus instintos... Pronto se dio cuenta de que aquel plan de seducción era demasiado para ella.

Perdida en sus brazos

La ingenua Carly Tate se sentía perdida. El peligroso Lorenzo Domenico no sólo era su tutor, también era el primer hombre que hacía que se le acelerara el corazón, pero sabía que el guapísimo italiano no veía en ella más que una mujer tímida y mediocre...
No imaginaba que para Lorenzo ella era como una ráfaga de aire fresco y estaba convencido de que, bajo ese aspecto anodino, se escondía un cuerpo voluptuoso... un cuerpo que quería descubrir personalmente...

domingo, 2 de agosto de 2015

El diablo y la señorita Jones

Quedó cautivado por su dulce inocencia… Martha Jones no había asumido un riesgo en toda su vida. Hasta el día en que salió huyendo de su boda y sucumbió al magnetismo de un hombre al que acababa de conocer. Un hombre al que conocía solo como Diablo. El lobo solitario Carlos Ortega no prometió a la señorita Jones más que una noche ardiente de pasión. Pero ese encuentro podría acarrear consecuencias en el futuro...

Una princesa para él

¿Podría haber amor verdadero entre una princesa y un plebeyo?

El millonario neozelandés Hunter Radcliffe no se parecía a ningún otro hombre que hubiera conocido la princesa Lucia Bagaton. Ella jamás podría estar con un plebeyo, pero tampoco podía resistirse a la atracción que había entre ellos. Sin embargo, el mayor problema no había llegado aún, porque Lucia se había quedado embarazada de Hunter. Aunque jamás le había dicho que la amaba, Hunter insistía en casarse con ella y Lucia sabía que no tenía otra elección. Después de todo, aquél no sería más que otro matrimonio de conveniencia entre la realeza de Bagaton... pero sería el primero en el que la princesa estaría embarazada.

Una noche en oriente

Siena deseó con todas sus fuerzas que Nick no hubiera aparecido

Habían pasado cinco años desde la última vez que lo había visto. Ella había crecido y ya no era una adolescente de diecinueve años, perdida en la fantasía del príncipe azul. No tenía sentido que su llegada le afectara tanto. Aunque ella no fue la única mujer en la sala que se había fijado en él. Sus atractivos rasgos, su arrogante planta y su cuerpo alto y musculoso le dotaban de un magnetismo irresistible para todas las mujeres que había en el restaurante. Su carisma era muy peligroso. Por eso, era mejor que lo dejara estar.

Día y noche a tu lado

Shelby Greer no podía creer que alguien quisiera hacerle daño para vengarse de su padre.
Gray Compton era tan sexy y encantador, que a Shelby no le importaría nada que la siguiera día y noche... si no fuera el mismo hombre que una vez la había rechazado sin piedad.
No tardó en resultar evidente que Gray también se sentía atraído por Shelby, pero había prometido comportarse con profesionalidad y mantenerse alejado de ella. ¿Podría cumplirlo?

sábado, 1 de agosto de 2015

En peligro de amar

La enfermera Emily Tyler ha ido a Grecia con buenas intenciones, pero Nikolaos Leonidas no ve en ella más que a una cazafortunas que se quiere hacer con el dinero de su familia. Por eso, planea dejarla en evidencia. Invitarla a pasar un fin de semana de champán y pasión en su yate será suficiente.
Cuando por fin Emily puede probar su integridad ya es demasiado tarde, pues se ha enamorado de él. Sin embargo, la vida tan azarosa que lleva el griego no es para la cauta y tranquila Emily. ¡Sobre todo ahora que está embarazada!

Con sus reglas

Pronto llegaría el momento en el que ella tendría que irse... ¿podría él dejarla marchar?

Pasión era lo que el neurocirujano italiano Carlo Rossi sentía por su trabajo y por las mujeres. Deseo fue lo que lo sintió nada más ver a Danielle Blake. Ardor fue lo que Danielle sintió cuando Carlo le hizo el amor y despertó sus sentidos por vez primera. Carlo insistía en que jugaran con sus reglas: sin compromiso, sin futuro...