domingo, 6 de diciembre de 2015

El hombre con el que aprendió a amar

La solución era una noche inolvidable en la que ambos pudieran cumplir todos sus deseos...
La primera vez que Maddy Forrester oyó la embriagadora voz de su jefe por teléfono, dedujo que era un hombre formidable. Sin embargo, nada habría podido prepararla para el momento en el que se encontró cara a cara con Aleksei Petrov. Él era lo último que Maddy necesitaba, pero lo primero que verdaderamente deseaba...
Aleksei estaba decidido a no mezclar los negocios con el placer, pero le costaba resistirse a la atracción que sentía hacia su secretaria. Maddy representaba un problema que él no deseaba.

Dulce combate

Él había encontrado la horma de su zapato
Victoria Calder tenía la oportunidad de reparar el error que había cometido doce años atrás; un error que le costó la empresa de su padre. Y, si esa oportunidad implicaba luchar contra Dimitri Markin, estaba dispuesta a hacerlo y a ponerse un anillo de compromiso.
Pero a Dimitri le gustaba ganar. Era un maestro de artes marciales que había dejado los combates para dedicarse a una vida de placeres. Y, cuando Victoria Calder le propuso un matrimonio de conveniencia, él pensó que no se lo concedería sin sacar algo a cambio. Si se casaban, sería suya en todos los sentidos.

Un oscuro trato

Después de tanto tiempo controlado por los demonios, ¿podría dejarse salvar por aquel ángel inocente?
El millonario Marco Aguilar había creado su fortuna de la nada y, después de eso, había borrado de su vida hasta el más mínimo rastro de una infancia teñida por la pobreza. Podía conseguir cualquier cosa que se le antojase... y su nuevo objetivo era la bella Grace Faulkner. Aguilar estaba dispuesto a financiar el orfanato de la organización benéfica a la que Grace había entregado su corazón... si ella se convertía en su amante.
Lo que no esperaba era que la dulzura y la generosidad de Grace hicieran tambalear la muralla que Marco había construido a su alrededor.

Una historia inacabada

Lo que se le negó en el pasado... ¡se le concedió en el presente!

Lara Bradley sintió que se le cortaba la respiración cuando Gabriel Devenish volvió a aparecer en su vida, acompañado de un torbellino de sentimientos. El hombre que Lara tenía ante sí ya no era el objeto de sus deseos de adolescente, sino un hombre duro, distante y cruel...

Gabriel sabía que debía alejarse de Lara y demostrarle que los finales felices con él eran imposibles. Sin embargo, al tratar de probarle lo inadecuado que era para ella, se dio cuenta de lo bien que Lara le hacía sentirse, amenazando así los cimientos mismos del muro que había construido alrededor de su corazón.

Pasados turbulentos

¿Habría encontrado aquel playboy la horma de su zapato? Hal Treverne, productor musical de gran éxito y famoso por su inconformismo, no estaba a la altura de su reputación de ser afortunado. Confinado en una silla de ruedas tras haber sufrido un accidente de esquí, estaba furioso. Sobre todo porque ya debería haber conseguido llevarse a la cama a Kit, la mujer que lo cuidaba, y habérsela quitado de la cabeza. Obligado a depender de ella, no podía escapar a su embriagadora presencia. Hasta que percibió el ardiente deseo que se ocultaba tras su fachada de eficiencia profesional. Desencadenar la pasión de Kit era un reto que le encantaría al arrogante Hal.