sábado, 23 de abril de 2016

Una noche de estrellas






Nada más conocer al importante productor de Hollywood Santino Rossi, la dulce y virginal Kate Mulhoon se había visto inmediatamente arrastrada por su pasión. Santino no sabía que aquella noche habían engendrado un bebé ...
Aquella velada tan sensual había quedado grabada en la memoria de Santino, por eso cuando Kate apareció en su set de rodaje en Roma cinco años después, el guapo millonario italiano deseó revivir aquella aventura. El único problema era que Kate parecía querer evadir todas sus atenciones... Era evidente que escondía algo, pero no podía ser tan malo...

Corazón rebelde






Era su oportunidad para huir, pero ¿a qué precio? Chellie Greer estaba muy lejos de casa, sin dinero y sin pasaporte, hasta que Ash Brennan entró en el sórdido club en el que ella trabajaba. ¿Qué hacía un desconocido tan irresistiblemente atractivo en un lugar como aquel? Ash le propuso un modo de escapar, pero Chellie no estaba segura de por qué quería rescatarla. ¿Realmente deseaba protegerla, o tendría ella que pagarle a cambio… con su cuerpo?

Deseo implacable






El infierno no tiene tal furia... Para Tarn Desmond la familia lo era todo. Así que cuando Caspar Brandon, un poderoso magnate, destrozó a su adorable hermana, Tarn decidió que ese playboy debía pagar por ello. Caz se sintió intrigado por la belleza de la chica nueva de su oficina... Nunca lo habían rechazado y eso intensificó el deseo que sentía por ella. A medida que el engaño de Tarn avanzó, su determinación se debilitó ante la insistente provocación sensual de Caz. Ella no había contado con que la venganza pudiera costarle un precio tan alto: su corazón... ¡y su cuerpo!

El hijo del marqués






No le quedaba otra alternativa que casarse con el padre de su hijo...

En cuanto se enteró de que tenía un hijo, Alessandro Valessi decidió encontrar el modo de volver a la vida de Polly Fairfax. Pero ella había escogido ser madre soltera y lo último que necesitaba era al padre de su hijo, sobre todo después de que el arrogante italiano le hubiera hecho tanto daño... Sin embargo, Alessandro no le dejó otra opción; estaba dispuesto a luchar hasta el final por la custodia del pequeño. A menos, claro, que Polly accediese a convertirse en su esposa.

Prisionera del Conde






El rescate del secuestro era la inocencia de Maddie Maddie Lang llevaba una existencia tranquila. Se había criado en un pequeño pueblo de Inglaterra, por lo que no esperaba que en un viaje a Italia por motivos de trabajo terminara convirtiéndose en la prisionera del atractivo conde Valieri. Encerrándola en su lujosa casa, el conde esperaba poder vengar a su familia. Por mucho que Maddie deseaba evitar que su traidor cuerpo despertara, las hábiles caricias del conde hicieron saltar las primeras chispas de lo que podría convertirse en las llamas de una peligrosa adicción...

Un hombre apasionado






En la cama del jeque






¿Qué haría el jeque cuando descubriera que su futura esposa era virgen?

El reino de Kazban era el hogar del príncipe Zakour al-Farisi. El jeque controlaba todo lo que sucedía en el lugar y, en cuanto entrara en su palacio, Emily Kingston también tendría que hacer lo que él ordenase. Zakour creía que Emily había sido enviada para seducirlo, por eso decidió darle una lección a aquella cazafortunas. Emily tendría que pagar la ofensa convirtiéndose en su esposa...

Más que una noche






Comportarse bien acaba siendo tan aburrido... Nick Delisantro era famoso por sus guiones, su atractivo y su aspecto de chico malo. Eva, sin embargo, había pasado desapercibida toda su vida. Ahora debía reunirse con aquel hombre alto, pensativo y moreno y aprovechar la única oportunidad que tenía para conseguir un ascenso. Nick no podía dejar de mirar a la mujer tímida y misteriosa que vestía de manera provocativa pero que se paralizaba ante su mirada. ¡Estaba deseando descubrir qué se ocultaba tras su aspecto inocente! Pero Nick iba a conseguir más de lo que esperaba: Eva tenía la llave del secreto de su pasado y, además, no había nada más adictivo que una buena chica volviéndose salvaje...

Notas de seducción






Un problema como anillo al dedo Ruby Delisantro no se sonrojaba nunca, pero cuando el irritante Callum Westmore la miró por vez primera, se puso roja como una amapola. Su cuerpo había acertado al reaccionar así porque, después de que el descapotable de Callum chocara con su coche, su vida no volvería a ser la misma. Ruby siempre había impuesto su voluntad en las relaciones sentimentales, pero algo le decía que Callum había descubierto la ternura que había en ella por debajo de su lenguaje brusco e ingenioso. Corría el peligro de perder el control y, peor aún, de que le gustara.