sábado, 11 de febrero de 2017

Esclavos de la pasión

Sólo una mujer podía ayudar a su hermana: la esposa de la que llevaba tiempo separado...

Rico exigía a Stasia que en público actuase como la perfecta esposa: cariñosa, leal y, sobre todo, fiel. Pero en privado no sería más que una esclava de su pasión. Sin embargo, Rico no contaba con que se obsesionaría con ella y con el modo en que hacían el amor. Stasia temía que, en cuanto la hermana de Rico se recuperara, él la echara de su lado.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario