domingo, 2 de abril de 2017

El dueño de su virtud


Al final de este año, ya no seré virgen Violet, una chica tímida y precavida, siempre había vivido apartada del mundo, pero ya estaba harta. ¿Sus propósitos para el Año Nuevo? Aceptar todas las invitaciones para ir de fiesta y encontrar a un hombre que le arrebatara la pureza. Y apareció Leo Wolfe, un productor cinematográfico de fama mundial, que era el poder, la riqueza y la atracción personificadas. Si había un hombre que pudiera apartar a Violet del camino de la virtud, era él. ¿Pero estaba ella preparada para seguirlo adonde quería llevarla?

Deuda pagada

Durante unas vacaciones en Grecia, Eloise se enamoró del poderoso magnate Marcus Kouvaris. Años después, Marcus volvió a encontrarla. Convencido de que ella había estafado a su tío, había vuelto para vengarse...
En realidad, Eloise no había tenido nada que ver con la estafa, pero todas las pruebas estaban en su contra y no podía hacer nada para evitar que Marcus siguiera adelante con su plan. Quería obligarla a pagar su deuda viviendo con él un año entero. Su relación era muy apasionada, pero, ¿sería capaz Eloise de demostrarle que era inocente y conseguir su amor?

Deseo y venganza


Lucy Steadman no estaba dispuesta a dejarse intimidar por el poderoso italiano Lorenzo Zanelli. Tal vez él tuviera el futuro de la empresa familiar en sus manos, pero no pensaba someterse a sus demandas.
Como artista, Lucy sabía ver lo que ocultaba la belleza; Lorenzo podía ser increíblemente apuesto, pero su alma estaba ennegrecida por el deseo de venganza. Y dejarse llevar por un hombre así significaría perder la cabeza y el corazón para siempre.

Isla de secretos

Era una tentación peligrosa… Gracias a una absurda cláusula en el testamento, para recibir su herencia Luc MacAllister debía pasar seis meses en una isla del Pacífico con la supuesta amante de su padrastro. Joanna Forman podría tentar a un santo y, para mantener la cordura y conservar sus secretos, Luc tendría que alejarse de ella todo lo posible… Aceptar la herencia confirmaría la convicción de Luc de que era una buscavidas, pero rechazarla podría costarle todo aquello por lo que tanto había trabajado, de modo que Joanna debía plantarle cara al poderoso magnate y luchar contra la invencible atracción que había entre ellos hasta el final de aquel largo y cálido verano.

Inocencia con diamantes


Le sorprendió descubrir que ella era inocente en todos los sentidos de la palabra.
Ana Duval sabía que Bastien Heidecker, presidente de una corporación, responsabilizaba a su familia de la destrucción de la de él. Por eso, cuando se vio forzado a acudir en su ayuda durante un escándalo, ella no sabía qué era peor… si la fría condena de él o la ardiente necesidad de que la besara.
Bastien había presenciado la ruina de su padre por no ser capaz de controlar su lujuria y despreciaba esa debilidad. Por eso le enervaba desear a Ana, la modelo que anunciaba su negocio de diamantes. El plan de Bastien, que tenía fama de frío y controlador, era acostarse con la modelo y después dejarla…