domingo, 2 de abril de 2017

Inocencia con diamantes


Le sorprendió descubrir que ella era inocente en todos los sentidos de la palabra.
Ana Duval sabía que Bastien Heidecker, presidente de una corporación, responsabilizaba a su familia de la destrucción de la de él. Por eso, cuando se vio forzado a acudir en su ayuda durante un escándalo, ella no sabía qué era peor… si la fría condena de él o la ardiente necesidad de que la besara.
Bastien había presenciado la ruina de su padre por no ser capaz de controlar su lujuria y despreciaba esa debilidad. Por eso le enervaba desear a Ana, la modelo que anunciaba su negocio de diamantes. El plan de Bastien, que tenía fama de frío y controlador, era acostarse con la modelo y después dejarla…

No hay comentarios.:

Publicar un comentario